Reflejos Acusticos

Centro Médico Helguera

El reflejo acústico, que protege al oído de sonidos intensos, consiste en la contracción del músculo estapedio del oído medio (unido al estribo, uno de los tres huesecillos del oído medio) como respuesta a un ruido fuerte.

Por tanto, la también llamada prueba de reflejo muscular del oído medio permite evaluar la respuesta del oído a sonidos estridentes.

Para llevarla a cabo, es necesario introducir una sonda de goma en el canal auditivo, a través de la cual se envían sonidos fuertes mientras una máquina registra si los sonidos estimulan el correspondiente reflejo.

Preparación para prueba de reflejo acústico

En términos generales, la prueba de reflejo acústico suele acompañarse de otros estudios que complementan la valoración de problemas auditivos, por ejemplo, otoscopía y audiometría.

Antes del examen, el médico mirará dentro del conducto auditivo externo para asegurarse de que existe una vía despejada hacia el tímpano. Esta exploración no requiere ninguna preparación específica por parte del paciente.